12 tipos de prendas para regalar a un recién nacido

12 tipos de prendas para regalar a un recién nacido

La llegada de un bebé es un motivo de alegría en una familia y tanto el entorno familiar como social suele tener un regalo o detalle con el bebé.

Sin duda, el mercado ofrece una gran oferta de productos para todos los precios. Cualquier detalle es bien recibido dado que la primera etapa suele ser la más costosa. El pequeño crece muy deprisa y en el primer año cambiará, solo de ropa, al menos cuatro veces. Además los bebés suelen mancharse muy fácilmente y hay que cambiarlos con frecuencia.

Te mostramos algunas de las ideas para regalar ropita a un bebé:

1. Bodies. Son una opción perfecta. De 0 a 6 meses es recomendable elegir una prenda que abroche por delante. Es más fácil de poner por los papás por dos razones: se coloca perfectamente con el bebé tumbado y el bebé no sostiene la cabecita. De 6 a 12 meses o más, podemos elegir un modelo que se coloque por la cabeza. En esta época el bebé ya sujeta mejor la cabeza y los padres han adquirido más experiencia a la hora de vestir. También existe la opción de bodies con cuello que son muy prácticos para colocar debajo de un vestido o un peto.

2. Polainas. Son unos pantaloncitos con pies muy útiles, ya que evita tener que estar poniendo calcetines y zapatitos o patucos. Una prenda, esta última, que los bebés suelen perder habitualmente en sus continuos movimientos. Son unisex y dependiendo de su grosor pueden sustituir a pantalones y medias. Son muy recomendables para un regalo de 0 a 6 meses.


3. Leggings y pantalones. Es una buena opción, aunque es mejor regalarla para bebés a partir de tres meses. Los leggings son unisex en esta etapa. En cuanto a pantalones, es preferible elegir modelos que eviten botones y cremalleras por aquellos que lleven goma en la cintura. Facilitan el cambio de pañal.
4. Petos y ranitas. Si piensas en esta prenda, elige un modelo de vestir más que de diario. Algunas guarderías solicitan que los bebés no las lleven porque resultan más complejas de poner y quitar.

5. Vestidos, bragas y petos de niña. Los vestidos son una opción muy vistosa de regalo suelen ser muy habituales de poner y cómodos para los cambios de pañal. Sobre todo en verano se suelen poner con bragas abullonadas. También es una opción en invierno tanto con leotardos como con patucos.

6. Camisetas, jerseis y chaquetas. Para la primera época es mejor comprar prendas que sean muy cómodas de poner, amplias y abiertas completamente. A partir de los 6 meses puede optarse por aquellas que su abertura sea menor en el hombro.

7. Buzos y abrigos. Los buzos son la estrella del invierno para sacar a los bebés a pasear abrigaditos. Aunque también para estar en casa, dependiendo del modelo. Los abrigos son más recomendables para bebés algo más mayores.

8. Calcetines y leotardos. Son complementos básicos que siempre vienen bien. Si tu regalo va a ser un vestido o un trajecito de vestir, recuerda incluir a juego esta prenda. Así tu regalo será redondo.

9. Patucos y zapatos. Si vas a regalar zapatitos o patutos, recuerda que siempre es mejor elegir modelos que sean fáciles de poner y quitar y que se ajusten fácilmente. Aquellos modelos con cordones o lacitos suelen requerir más tiempo que si se ajustan con goma. Y tiempo es lo que los papás no suelen tener. Cuanto más ajustados mejor, ya que evitan perderse. ¿Quién no se ha encontrado un zapatito o patuco de bebé perdido?

10. Gorritos y manoplas. No sólo para el frío. Los gorritos y manoplas para recién nacidos son prendas necesarias especialmente en invierno. Los bebés pierden mucho calor por la cabeza. Las manoplas evitan que las manitas se queden frías. En las maternidades suelen colocar estas prendas junto con el body.

11. Peleles y pijamas. Los peleles son la estrella de los primeros meses. Fáciles de poner y quitar y completos de arriba abajo, al igual que los pijamas. Las texturas de algodón para los meses cálidos. Para los meses fríos de terciopelo o peluche son las más confortables.

12. Bufandas y pañuelos. Las bufandas para el invierno, y los pañuelos todo el año. Los pañuelos sustituyen a los baberos y que tienen como misión recoger las babitas que provoca la dentición de los bebés. Su apariencia es la de un pañuelo de cuello, aunque abrochado con un clip.